Google+

Arquitectura + Deco

1

Bambú: exótico, saludable, económico y ecológico

Hola a todos, Os dejamos este estupendo reportaje que Rafael Hernández, arquitecto superior por la Universidad Politécnica de Cataluña y especialista en Geobiología, Bioconstrucción y Biohabitabilidad, ha publicado en la revista El Mueble… ¡larga vida al bambú!

¿Te has planteado alguna vez usar el bambú para reformar y decorar tu casa? Seguro que más de una vez has oído a algún conocido decir aquello de: “me encantaría tener un parquet natural macizo pero es demasiado caro…” o “no me gustan las maderas tropicales porque la traen de bosques protegidos…” Pues ambas opiniones son falsas: podemos tener un parquet macizo de bambú a buen precio y no tener remordimientos ecológicos, dado que el bambú crece fácilmente en cualquier entorno. En este artículo te contamos las claves de la madera de bambú: sus características, acabados, aplicaciones y el por qué está considerada una madera ecológica.

¿Dónde y cómo crece el bambú?

El bambú es una herbácea, lo que significa que cada año brota de nuevo, incluso si se tala. El bambú crece en varios puntos del planeta, pero sus mayores extensiones se encuentran en Asia y concretamente, en China.

Tan resistente como el metal

El bambú tiene una característica que lo hace casi único: su composición fibrada le da una resistencia comparable al metal, y una dureza mayor que el roble o el iroko. ¡En China se han construido puentes enteros con bambú! Por esta razón, el bambú puede ser utilizado en cualquier tipo de elemento: suelos, puertas, ventanas, muebles. ¡Incluso en exteriores!

Tipos de acabados

La madera de bambú se fabrica, principalmente, con 4 acabados diferentes: Vertical natural: el color natural es pálido, un color cercano al pino español, aunque más suave. El acabado vertical, se refiere a la orientación del nudo de la madera. Vertical tostado: el proceso de tostado le confiere a la madera un color más exótico, que puede incluso llegar a adquirir la tonalidad caoba. Horizontal natural: el nudo se dipone en horizontal y el acabado del color es natural. Horizontal tostado: nudo en disposición horizontal y madera tostada.

¿Dónde poner bambú? Donde más te convenga

El bambú ya se usa en todo tipo de piezas y elementos de una casa: suelos, puertas, bancadas y muebles de cocina, muebles macizos, ventanas, escalones interiores o exteriores… En la actualidad, cualquier carpintero puede trabajar la madera de bambú. Esta se comercializa en tableros de medidas estándar de 122 x 244 centímetros y en espesores que oscilan entre los 4 milímetros y los 7,5 centímetros, lo que nos permite un abanico de posibilidades muy amplio. El trabajo que da el bambú es exactamente el mismo que da cualquier otra madera, e incluso más sencillo, ya que los tableros no se deforman con tanta facilidad como otras maderas debido a su gran resistencia a la humedad. Para dar armonía a tu casa, escoge un mismo tipo de bambú para todos los elementos horizontales: suelo, bancadas, estanterías vistas, mesa de comedor y mesita de centro. Así lograrás armonizar el espacio, mientras el resto de elementos pueden responder a ideas o gustos diferentes. La misma idea la puedes aplicar a los elementos verticales: puertas, armarios…

¿Con qué combinar la madera de bambú?

Con otros materiales. Las maderas, en general, tienen una relación especialmente romántica con el metal. La dureza, resistencia y estabilidad del metal combinan perfectamente con la flexibilidad y naturalidad de la madera. Por ello, una de las mejores maneras de combinar el bambú es con piezas metálicas, ya sean fundidas, de acero cromado o pintado. Además, al ser un material noble, la madera también combina con la piedra natural. Con otros colores. Espacios donde domina el blanco o el gris claro ganan elegancia si se combinan con suelos de parquet de bambú, especialmente de bambú tostado.

¿Por qué se considera el bambú una madera ecológica?

Porque su crecimiento es extraordinariamente rápido: algunas especies crecen hasta 90 centímetros diarios y en 7 años suelen alcanzar su mayor tamaño. Además, el bambú se reproduce muy rápido en estado natural: si no se cultiva en plantaciones, su rápida reproducción puede llegar incluso a representar una plaga.

El acabado, también ecológico

El bambú se manufactura en pequeños listones de 5×20 milímetros, que luego se encolan para producir tableros mayores. Siempre debes informarte de si las colas usadas son libres de compuestos orgánicos volátiles (COV), ya que si no, a largo plazo la cola puede volverse tóxica para el organismo. Pasa exactamente lo mismo con los barnices de acabado final. De hecho, esta comprobación la deberíamos hacer siempre que se barnice o encole una madera, ya que es demasiado habitual encontrar productos que no cumplen con esta premisa. Lamentablemente esta cuestión no está legislada todavía y aún es legal utilizar colas tóxicas.

Una madera fácil de limpiar

El bambú no requiere ningún producto químico para su limpieza. Lo tendrás siempre impecable si le quitas el polvo diariamente y de vez en cuando, le pasas un trapo humedecido con agua tibia. Al contrario que el resto de maderas comerciales, el bambú resiste muy bien el agua, por lo que es apto para cocinas y baños.

Anuncios

Un pensamiento en “Arquitectura + Deco

  1. MF dice:

    ¿Queréis ver fotos de bambú?, aquí tenéis algunas espectaculares: http://pinterest.com/madridforest/bambu-tarimas-macizas-laminadas/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: